Big data

Big data

¿Qué es el Big Data? 

 

En la actualidad prácticamente todo el mundo ha escuchado este término, pero ¿realmente sabemos que es el Big Data?

Podemos definirlo como un conjunto de datos cuyo tamaño se encuentra por encima de la capacidad de las herramientas de bases de datos típicas, utilizadas para capturar, almacenar, administrar y analizar la información.

El Big data existe desde los años 70 pero su evolución y usos han estado condicionados a la evolución en las tecnologías.

 

Big data

 

El avance tecnológico ha incrementado el volumen de datos generados por cada usuario.

Si retrocedemos 40 años, los dispositivos carecían de los procesadores que tienen en la actualidad, su funcionamiento era puramente analógico. El avance en este campo ha desarrollado maquinarias mucho más complejas, un smartphone actual tiene mayor capacidad de procesamiento de datos que los ultra computadores utilizados por la Nasa cuando el ser humano llegó a la Luna. 

 

“Llegamos a la Luna con una tecnología infinitamente más básica que la que hoy tienes a tu alcance”- Alan Bean. Piloto Apolo XII

 

 

 

Hoy en día hasta los elementos mas básicos están conectados a internet y poseen sensores. El internet de las cosas ha llegado elementos inimaginables, camisetas con sensores y conectadas a la red, electrodomésticos inteligentes conectados al wifi para notifBig dataicarnos su estado, viviendas domotizadas….  

 

Un móvil en la actualidad no se limita a ser un dispositivo para hacer y recibir llamadas, está compuesto por decenas de sensores que de forma conjunta generan un gran volumen de datos. 

Un ser humano con cada una de sus operaciones, un like en una foto, navegar por la web, hacer una transacción bancaria, está generando datos. Sin saberlo, vamos dejando huellas, datos de comportamiento y localización que se almacenan en servidores y que son utilizados posteriormente por las empresas.

 

¿Cuántos datos generamos?

 

La generación de datos parece no tener limites, se hacen estimaciones para el año 2020 de 40 zettabits de información por personas y dispositivos. ¿Cómo puede ser esto posible? 

 

Big data

 

En la actualidad existen más dispositivos móviles que personas, generando contenido de forma permanente, el uso de estos dispositivos y de ciertas aplicaciones contribuye a la generación masiva de datos.

Aplicaciones como Facebook, WhatsApp, Twitter o Instagram almacenan en sus servidores el contenido de nuestros mensajes, de nuestras fotos, búsquedas y datos de perfil.

Diariamente en Facebook se generan 1.000 millones de comentarios, 300h de videos nuevos por minuto en YouTube, 40.000 búsquedas por segundo en Google y más de 12 Terabytes de tuits diarios.

 

 Big data

 

Pero no solo estas herramientas son las generadoras de datos, para hacernos una idea un Airbus A380 genera 512 GB de datos por vuelo y un dron militar en una misión puede generar más de 70 TB de información. 

 

Big data

Big data

 

 

¿Dónde se almacenan esos datos? ¿Qué valor tienen nuestros datos?

 

Uno de los principales problemas radica a la hora de almacenar volúmenes tan grandes de datos, toda esta información se guarda en servidores para poder ser almacenada y analizada. 

Para ello existen empresas denominadas granjas o centros de datos, formadas por miles de servidores, donde empresas financieras, instituciones públicas, compañías de reservas de vuelo o redes sociales pueden almacenar sus datos.

En la actualidad gran parte de los beneficios que obtienen las empresas son precisamente por la información que recopilan de los datos de sus usuarios, convirtiéndose estos en la nueva materia prima de la era digital. 

 

 

Big data

 

La capacidad para predecir comportamientos e influir en las decisiones de compra a través de los datos que tienen de nosotros hacen de estos un valor que cotiza al alza.

 

De forma más visual, WhatsApp mueve diariamente 42.000 millones de mensajes, 200.000 mensajes son el equivalente a 5GB de datos, y el coste anual de 5GB en un centro de datos se estima en 1€. Lo que le generaría un coste anual estimado a WhatsApp de 76.650 millones de euros anuales el poder tener nuestra información en sus servidores.

 

Otro de los ejemplos ha sido la compra de WhatsApp por parte de Facebook por 19.000 millones de dólares. 

 

Si estas aplicaciones son gratuitas para los usuarios, ¿De donde sacan el beneficio? Queda patente que el beneficio lo obtienen con el tratamiento de nuestros datos, nuestra edad, país de residencia, geolocalización o nivel socio económico son algunos de los datos que tienen estas compañías de nosotros y que después serán utilizadas para fines comerciales.  

Se estima que Facebook podría tener alrededor de 100 datos de cada uno de sus usuarios. 

 

¿Cuál es el objetivo del almacenamiento de todos los datos?

 


Big data

 

El objetivo del almacenamiento de todos los datos es crear modelos predictivos capaces, por ejemplo, de predecir las ventas a un año vista o que la toma de decisiones pueda ser tomada por una máquina. 

Big data

Big data

 

¿Están seguros nuestros datos? ¿Se usan de forma correcta? 

 

Desgraciadamente la respuesta es no, la información tan sensible que tienen de nosotros es un atractivo para los ciberataques. 

 

Facebook ha admitido que un ataque informático dejó al descubierto datos de 50 millones de cuentas, pero esto solo es uno de los ejemplos mas sonados, existen numerosos antecedentes de casos similares donde se han apropiado de información de los usuarios.

 

Otro de los ejemplos ha sido el escándalo de Cambridge Analytica, mediante un test de personalidad sugerido en Facebook, se recolectaron los datos y perfiles psicológicos que luego se vendieron a Cambridge Analytica, experta en campañas electorales, para sugerir anuncios personalizados con la intención de cambiar la intención de voto. 

Claro está que la tendencia seguirá siendo la recopilación masiva de datos, si bien es cierto que las políticas de privacidad se están endureciendo para tratar de evitar escándalos de este tipo, probablemente todavía quede mucho trabajo por hacer. La inteligencia artificial y el afán por darle autonomía a los objetos seguirá generando debate sobre la lucha entre la ética y la tecnología.  

Autor: Alberto Mato

Graduado en Administración y Dirección de Empresas. Actualmente realizando el Plan de Marketing Digital de Esmerarte como Proyecto de Fin de Máster en la Universidad de Santiago de Compostela.