La gamificación en las empresas

[:es]

 

 LA GAMIFICACIÓN EN LAS EMPRESAS

 LA GAMIFICACIÓN EN LAS EMPRESAS

Si tuviera que definir el término gamificación bajo mi perspectiva, lo definiría como la capacidad que tienen distintos tipos de juegos (tradicionales, videojuegos, apps entre otros) de mejorar diferentes capacidades humanas y de obtener un beneficio en la persona que está participando en dicho juego.
Las formas de gamificar son muy abiertas, se puede gamificar con muchos elementos cotidianos a mayores de los complejos videojuegos que existen hoy en día, se pueden utilizar elementos muy sencillos como garbanzos, fichas, cartas, dados es decir todo con lo que puedas crear un juego.

Imagen del metro de Bruselas. Gamificación a través de un piano para potenciar el uso de la escaleras tradicionales frente a las mecánicas.

A día de hoy, se aplica la gamificación con un gran abanico de fines, con el objetivo de mejorar una cualidad o varias del trabajador o con el objetivo de aumentar la productividad del mismo hacia la empresa, sin que suponga en la mayoría de casos un coste demasiado elevado para el empresario.

Existen cuatro tipos de perfiles personales que pueden tener los jugadores que se van a exponer a las técnicas de gamificación.

Entre ellos, están:

  1. Los competitivos
  2. Los buscadores de recompensas
  3. Los exploradores
  4. Los socializers

Bajo mi punto de vista, considero crucial captar a más de un tipo de jugador a la hora de crear los juegos ya que de esa forma el creador del juego, puede dirigirse a un mayor número de trabajadores y la efectividad del juego sobre los mismos mejore de forma sustancial.

 

El creador, antes de mostrarles el juego a sus empleados, debe tener en cuenta varios elementos a la hora de implementar la técnica de gamificación. Lo primero que debe hacer es establecer los objetivos que va tener el juego, luego decidir la forma en la que va narrarlo y explicarlo, posteriormente definir las reglas que van a conformar el juego, y finalmente las herramientas que se van a utilizar, además del tipo de tecnología necesaria para ponerlo en práctica.

Para que cada técnica de gamificación surta efecto, debe tener un sistema de incentivos que garantizar el disfrute del jugador. En los juegos se puede motivar al trabajador a través de diferentes métodos como la acumulación de puntos, escala de niveles, obtención de premios, clasificaciones, desafíos, misiones, cuenta atrás, elementos sorpresa y desbloqueo. El jefe a la hora de seleccionar el tipo de juego que crea adecuado para su empresa tiene que pensarse muy bien el sistema de incentivos que desea elegir ya que en función del tipo de recompensa se van a desarrollar unas capacidades u otras, además que no todas las personas se mueven por los mismos incentivos por lo tanto, también debe ser consciente del perfil de trabajadores que tiene en la empresa. Por ejemplo si se decide por las clasificaciones obtendría un desarrollo de la competitividad, en cambio sí le da un regalo afectaría en positivo a la moral de dicho trabajador.

A día de hoy, existe un montón de recursos complementarios que permiten gamificar de una forma sencilla y muy interactiva, a través de la utilización de las nuevas tecnologías. Algunas de ellos son Kahoot, Quizizz o Makebadges entre otros.

En definitiva, la gamificación estará más presente entre la gente y tendrá mejores resultados tanto para quien la realiza desde su casa a través de casa con apps y videojuegos como para las empresas, ya que a medida que pasan los años, las tecnologías para crear los juegos serán cada vez más avanzadas y permitirán realizar el proceso de una forma más creativa, efectiva, rápida y con una optimización de resultados mucho mayor. Esto traerá como consecuencia una utilización más frecuente de la gamificación como recurso sobre todo en las empresas, por lo tanto gamificar con éxito, puede llegar a suponer diferenciarte de la competencia y obtener una ventaja competitiva sobre tus rivales.

 

Aunque, por otro lado, el ámbito en el que marcará un antes y un después será en la educación, porque la mayoría de jóvenes de la generación Y, hemos sido formados con lápiz, papel y pizarra, una realidad que a día de hoy ya está siendo cambiante debido a que en algunos centros ya se están utilizando los ordenadores y diversos elementos digitales para la formación, en el momento que más colegios e institutos se unan a esta tendencia, la gamificación, cobrará mucha más importancia como método de apoyo ya que es mucho más fácil de aplicar si se disponen de mejores medios tecnológicos, además de que ya hay evidencias científicas sobre el efecto positivo que tiene en los alumnos si se gamifica en la enseñanza.

Esto, supondrá una revolución en los sistemas de aprendizaje y en la forma en la cual los alumnos asimilarán los contenidos, que será de una forma más interactiva y divertida.

Autor: Joaquín Abraldes Pérez

Graduado en administración y dirección de empresas. Actualmente realizando el Plan de Marketing Digital de Barbanza Prevención como Proyecto de Fin de Máster en la Universidad de Santiago de Compostela.

[:en]

 

 LA GAMIFICACIÓN EN LAS EMPRESAS

 LA GAMIFICACIÓN EN LAS EMPRESAS

Si tuviera que definir el término gamificación bajo mi perspectiva, lo definiría como la capacidad que tienen distintos tipos de juegos (tradicionales, videojuegos, apps entre otros) de mejorar diferentes capacidades humanas y de obtener un beneficio en la persona que está participando en dicho juego.
Las formas de gamificar son muy abiertas, se puede gamificar con muchos elementos cotidianos a mayores de los complejos videojuegos que existen hoy en día, se pueden utilizar elementos muy sencillos como garbanzos, fichas, cartas, dados es decir todo con lo que puedas crear un juego.

Imagen del metro de Bruselas. Gamificación a través de un piano para potenciar el uso de la escaleras tradicionales frente a las mecánicas.

A día de hoy, se aplica la gamificación con un gran abanico de fines, con el objetivo de mejorar una cualidad o varias del trabajador o con el objetivo de aumentar la productividad del mismo hacia la empresa, sin que suponga en la mayoría de casos un coste demasiado elevado para el empresario.

Existen cuatro tipos de perfiles personales que pueden tener los jugadores que se van a exponer a las técnicas de gamificación.

Entre ellos, están:

  1. Los competitivos
  2. Los buscadores de recompensas
  3. Los exploradores
  4. Los socializers

Bajo mi punto de vista, considero crucial captar a más de un tipo de jugador a la hora de crear los juegos ya que de esa forma el creador del juego, puede dirigirse a un mayor número de trabajadores y la efectividad del juego sobre los mismos mejore de forma sustancial.

 

El creador, antes de mostrarles el juego a sus empleados, debe tener en cuenta varios elementos a la hora de implementar la técnica de gamificación. Lo primero que debe hacer es establecer los objetivos que va tener el juego, luego decidir la forma en la que va narrarlo y explicarlo, posteriormente definir las reglas que van a conformar el juego, y finalmente las herramientas que se van a utilizar, además del tipo de tecnología necesaria para ponerlo en práctica.

Para que cada técnica de gamificación surta efecto, debe tener un sistema de incentivos que garantizar el disfrute del jugador. En los juegos se puede motivar al trabajador a través de diferentes métodos como la acumulación de puntos, escala de niveles, obtención de premios, clasificaciones, desafíos, misiones, cuenta atrás, elementos sorpresa y desbloqueo. El jefe a la hora de seleccionar el tipo de juego que crea adecuado para su empresa tiene que pensarse muy bien el sistema de incentivos que desea elegir ya que en función del tipo de recompensa se van a desarrollar unas capacidades u otras, además que no todas las personas se mueven por los mismos incentivos por lo tanto, también debe ser consciente del perfil de trabajadores que tiene en la empresa. Por ejemplo si se decide por las clasificaciones obtendría un desarrollo de la competitividad, en cambio sí le da un regalo afectaría en positivo a la moral de dicho trabajador.

A día de hoy, existe un montón de recursos complementarios que permiten gamificar de una forma sencilla y muy interactiva, a través de la utilización de las nuevas tecnologías. Algunas de ellos son Kahoot, Quizizz o Makebadges entre otros.

En definitiva, la gamificación estará más presente entre la gente y tendrá mejores resultados tanto para quien la realiza desde su casa a través de casa con apps y videojuegos como para las empresas, ya que a medida que pasan los años, las tecnologías para crear los juegos serán cada vez más avanzadas y permitirán realizar el proceso de una forma más creativa, efectiva, rápida y con una optimización de resultados mucho mayor. Esto traerá como consecuencia una utilización más frecuente de la gamificación como recurso sobre todo en las empresas, por lo tanto gamificar con éxito, puede llegar a suponer diferenciarte de la competencia y obtener una ventaja competitiva sobre tus rivales.

 

Aunque, por otro lado, el ámbito en el que marcará un antes y un después será en la educación, porque la mayoría de jóvenes de la generación Y, hemos sido formados con lápiz, papel y pizarra, una realidad que a día de hoy ya está siendo cambiante debido a que en algunos centros ya se están utilizando los ordenadores y diversos elementos digitales para la formación, en el momento que más colegios e institutos se unan a esta tendencia, la gamificación, cobrará mucha más importancia como método de apoyo ya que es mucho más fácil de aplicar si se disponen de mejores medios tecnológicos, además de que ya hay evidencias científicas sobre el efecto positivo que tiene en los alumnos si se gamifica en la enseñanza.

Esto, supondrá una revolución en los sistemas de aprendizaje y en la forma en la cual los alumnos asimilarán los contenidos, que será de una forma más interactiva y divertida.

Autor: Joaquín Abraldes Pérez

Graduado en administración y dirección de empresas. Actualmente realizando el Plan de Marketing Digital de Barbanza Prevención como Proyecto de Fin de Máster en la Universidad de Santiago de Compostela.

[:]
Valora este artículo