fbpx

Conozcamos Google Tag Manager

Como todos sabemos, tomar decisiones es complicado, nos atacan las dudas:

¿Será este el mejor camino, la mejor opción? ¿Debo lanzarme o me arrepentiré tras el cambio?

 

 

 

 

 

 

Estas dudas que surgen en nuestra vida cotidiana se incrementan todavía más cuando se trata de una empresa. A la hora de tomar decisiones en un negocio hay que valorar muchas cuestiones para estar lo más seguros posible de no equivocarnos.

Para tomar una decisión hemos de basarnos en algo, tenemos que valorar la situación y nada se puede valorar si no tenemos unos objetivos.

Para crear dichos objetivos, para decidirnos necesitamos datos: que nos indiquen si alcanzamos los objetivos y que nos ilustren sobre cómo se comportan los usuarios.

¿Y cómo lo averiguamos? Necesitamos medir, la medición es la base de la mejora; localizar el fallo nos permite resolverlo.

Este es el punto en el que debemos pensar en la analítica como solución. La analítica es la base sobre la que construir y avanzar. Google Analytics es fundamental para nuestro trabajo y Google Tag Manager es una herramienta que complementa a Google Analytics y que nos permite ahorrar mucho tiempo en la implementación de las etiquetas de nuestra web.

 

Si hablamos de un Ecommerce, conocer la herramienta de Google Tag Manager es fundamental. En estos casos necesitamos saber todas las etapas del funnel de nuestros usuarios: si abandonan tras una primera toma de contacto con nuestra web, si lo hacen tras consultar nuestros precios o si por el contrario abandonan al final del embudo. Con esta información podemos hacernos una idea, por ejemplo, de si se marchan de la web porque nuestros gastos de envío les parecen demasiado caros, nuestros tiempos de entrega no les convencen o nuestro registro les resulta interminable.

Dicho esto, comencemos definiendo brevemente Google Tag Manager:

¿Qué es?

Es una herramienta que mediante la implementación de etiquetas en un sitio web mide la actividad de los usuarios en dicha web: el tráfico, el impacto de la publicidad, etc.

En primer lugar, deberíamos saber que, para implementar las etiquetas, Tag Manager se vale de los conocidos como triggers, las variables (ambos sirven para controlar cómo y cuándo se activan las etiquetas) y el data layer.

  • Triggers: son condiciones que informan cuándo se deben “disparar” las etiquetas. Por ejemplo si queremos que una etiqueta esté activa en todas las páginas o solo en un subconjunto de ellas.
  • Variables: se utilizan para pasar datos dinámicos (como el valor de una compra) a las etiquetas.
  • Data layer: ayuda a administrar la información que las etiquetas recopilan.

 

Llegados a este punto quizás os preguntéis: ¿qué es una etiqueta? La etiqueta es el código HTML que se ejecuta en una página y que envía su información a un tercero.

Entonces, ¿en qué nos facilita la vida Google Tag Manager? Pues bien, sin esta herramienta el código para cada etiqueta debe agregarse manualmente al código “fuente” de nuestra web.

Con Tag Manager solamente especificamos las etiquetas que queremos usar y él hace el resto. Nos ofrece diversas plantillas de etiquetas o la posibilidad de crearlas personalizadas.

Ahora sí, pasemos a la práctica.

En primer lugar, como podéis imaginaros, tenemos que crear nuestra cuenta de Google Tag Manager. Para ello, solo necesitamos nuestra dirección de Gmail.

Una vez creada, veremos que nuestra cuenta se compone de: contenedores; etiquetas; triggers y variables. Debemos pegar el código del contenedor en el header y el body de nuestra web.

Al acceder a la cuenta veremos que aparece la lista de cuentas a las que tenemos acceso y los contendores asociados con ellas.

Si clicamos sobre el contendor accedemos a una página general que muestra información sobre ese contenedor.

Desde el panel izquierdo podemos abrir las etiquetas / activadores / variables.

Y en el panel superior podemos acceder a versiones  que muestra la lista de las versiones anteriores del contenedor, con información sobre cuándo fueron publicados.

Para comenzar a traquear y activar nuestras etiquetas debemos:

  • 1º abrir nuestra web en otra pestaña del mismo navegador en el que tenemos abierto Google Tag Manager. Clicar sobre la opción VISTA PREVIA, situada arriba a la derecha en nuestra cuenta de Tag.

  • Abrimos la pestaña de nuestra web y refrescamos.

De esta manera se nos abrirá un panel en nuestra página similar a este:

Hecho esto, desde Tag Manager comenzamos pinchando en VARIABLES y activamos todas las que necesitemos.

A continuación, debemos crear un ACTIVADOR:

Elegimos un nombre para el activador y hacemos clic en el icono central:

Luego elegimos el tipo de activador que queremos de entre una amplia gama de ellos. Para ello  tendremos en cuenta qué información queremos recibir: visitas a la página, número de clics en enlaces, conocer todos los clics de mi web, etc.

A continuación, debemos configurar el activador, por ejemplo en el activador de Clic – Solo enlaces podemos escoger 2 opciones:

  • Todos los clics en enlaces
  • “Algunos clics en enlaces”: para centrarnos en los clics que recibe alguna parte en particular, como por ejemplo los enlaces a las redes sociales.

Si clicamos sobre la 2ª opción, debemos fijarnos qué clase de enlace es el que queremos traquear y seleccionarlo.

En la imagen vemos seleccionada la opción “Clic Element” pero existen otras como “Clic URL”, “Clic text” o “Clic Classes” entre otros.

Una vez guardado el activador pasamos a crear la etiqueta:

Escribimos un nombre para la etiqueta y comenzamos su configuración como en el caso anterior.

Como vemos, se nos ofrecen varios tipos de etiquetas o la opción “personalizado” que, como ya os he comentado, sirve para crearla a medida.

Seleccionamos el tipo de etiqueta y continuamos.

En este caso seleccionamos Google Analytics (para enviar ahí la información) y completamos la configuración de la etiqueta:

Como hemos creado el activador para contabilizar los clics para compartir en las redes sociales, seleccionamos el tipo de seguimiento “evento”. Tenemos otras opciones como “página vista”, “transacción”, “tiempos”, etc. en función de nuestras necesidades.

Dejamos “Valor” sin cubrir y seleccionamos nuestro código de Google Analytics:

Luego clicamos en “Activación” y seleccionamos el activador creado anteriormente:

¡LISTO! Tenemos nuestra etiqueta creada.

Recordad que la opción VISTA PREVIA permite que probemos las etiquetas antes de publicar; no olvidéis que debéis clicar en “publicar” para que el trabajo de la etiqueta sea real.

En definitiva, si tenéis una web, es muy interesante que utilicéis esta herramienta desde el principio ya que, como hemos visto, se complementa a la perfección con Analytics y nos proporciona información relevante sobre el uso que se hace de nuestra web. Espero que este post os haya ayudado a conocer Google Tag Manager.

Si todavía tenéis alguna duda sobre cómo empezar a utilizar esta herramienta os recomiendo algunos vídeos explicativos:

Autora: María González Piferrer

Graduada en Lengua y Literatura Españolas. Actualmente realizando el Plan de Marketing Digital de The Cosmethics como Proyecto de Fin de Máster en la Universidad de Santiago de Compostela.

Valora este artículo
Tags: