Fuente: Merakist by Unsplash

Las 4 P del Marketing Mix que necesitas en tu estrategia

Si dedicas mucho tiempo a pensar cómo hacer publicidad en redes sociales, cómo conseguir más clientes o cómo mejorar el posicionamiento online de tu empresa… ¡Error! Nos estamos olvidando de algo muy importante. Antes de pasar a la acción y de conocer las 4 P del Marketing Mix que te servirán de gran ayuda, es fundamental tener claro hacia dónde quieres ir para poder ofrecer a los clientes el producto o servicio adecuado en el momento idóneo.

Empieza por definir los objetivos de tu empresa que salen del DAFO y si todavía no tienes muy claro cómo hacerlo, te invito a que leas el post de mi compañera Lledó Ambrós. Una vez definidos, nos adentramos en la estrategia competitiva de Porter. ¿Apostamos por el liderazgo en costes y ofrecemos un precio menor que nuestros rivales? ¿O nos centramos en la diferenciación y ofrecemos un producto con cualidades diferentes a las del producto estándar? ¿O combinamos ambas, lo que viene siendo “Mejor Valor” o “Best Value”? 

Para escoger una estrategia competitiva, tenemos que concretar qué segmento o segmentos elegimos para nuestro plan y cuál es nuestra diferenciación. Una vez decidido esto, aplicamos esa estrategia competitiva a la estrategia del Marketing Mix formada por las 4P que debes conocer: Product (producto), Price (precio), Place (distribución) y Promotion (Comunicación). Estas cuatro variables nos ayudarán a saber cómo competir en el mercado y así poder trazar la estrategia que va a estar dirigida a captar, retener y fidelizar a los clientes a través de la plena satisfacción de sus necesidades. ¡Pon atención! 

Estrategia Marketing Mix

 

Estrategia del Marketing Mix | Elaboración Propia

 

Producto

 

El “paso a paso” comienza por el producto o servicio que satisface las necesidades de los clientes. A nivel estratégico, habrá que decidir qué productos ofrecemos, cómo son… Se ha de tener en cuenta la gestión de las diversas referencias en líneas estrechamente relacionadas: que realicen funciones o usos similares, que sean vendidos al mismo segmento…

Siempre teniendo en mente, si con los productos que tengo puedo servir a mi segmento o debería apostar por lanzar uno nuevo y cómo encajaría este en los productos que ya tengo en la empresa. Te recomiendo que leas el post de mi compañera Ana Alfonsín sobre la importancia de la segmentación.  

El marketing mix ayuda a una empresa a alcanzar sus objetivos y a tomar mejores decisiones relacionadas con el mercado a través de diferentes variables.

En la estrategia de producto, hay que tener en cuenta también la marca. Decidiremos si vamos a ir por marca única y así ampararnos en la principal, o bien por marcas múltiples o segundas marcas…

 

Precio

La siguiente variable de nuestra estrategia de Marketing Mix es el precio, el pago que permite la adquisición de un producto o servicio, generalmente expresado en unidades monetarias, y que será lo que garantice los ingresos necesarios para cubrir costes y producir beneficios. La empresa puede fijarlos en base a los costes, al mercado o la demanda, o incluso puede basarse en la competencia. 

Es necesario analizar y reflexionar sobre cuál es la estrategia de precios que más se puede ajustar a la empresa. Podrías llevar a cabo una estrategia diferencial, una de precios psicológicos (aquellos precios como 9,99 euros) o bien apostar por una estrategia competitiva donde nos aprovechamos de cómo está la competencia. 

También podríamos llevar a cabo una estrategia para productos nuevos con la descremación, donde comienzas con un precio elevado y una inversión en promoción, para atraer a la “crema” y luego vas bajando el precio posteriormente para captar nuevos segmentos. O bien también apostar por la penetración, donde fijas precios bajos desde el inicio para entrar rápidamente en el mercado y luego ya cobras más con contratos de mantenimiento, actualizaciones…

Ejemplos estrategias Marketing Mix
Fuente: José Ramón Porto | Elaboración: Propia

 

Distribución

Son las vías a través de las que una empresa hace llegar su oferta, productos o servicios al consumidor final. Implica decisiones estratégicas de distribución, a largo plazo, de muy difícil modificación y que condicionan el diseño de la estrategia comercial al determinar el tipo de canal, si es directo, corto o largo, diferenciados entre sí básicamente por el número de intermediarios por los que pasa el producto. En el directo no hay intermediarios entre el productor y consumidor, en el corto el número de distribuidores es reducido y en el largo es elevado.

En esta estrategia también es necesario definir el sistema de distribución con el que llegaremos a los clientes. De esta forma, habrá que concretar si es intensivo, propio de productos de compra frecuente, cuando se quiere llegar al mayor número posible de ventas con la máxima exposición del producto posible. Si vamos a optar por la distribución exclusiva, que supone la concesión al intermediario de la exclusividad de venta para un determinado territorio o área de mercado y se da en productos que requieren un esfuerzo de venta importante. O bien si optaremos por la distribución  selectiva, con un número reducido de distribuidores, que implica el cumplimiento de una serie de requisitos, aunque este no está obligado a vender exclusivamente nuestro producto pues puede también comercializar los de la competencia. 

Asimismo, hay que concretar la localización y la dimensión de los puntos de venta determinando el número, el emplazamiento y las características de los mismos. Por ejemplo, dónde va a estar situada mi tienda física, o en online si voy a contar con e-commerce propio o si vamos a comercializar los productos en un marketplace…

Así como tampoco debemos olvidarnos de la logística. Habrá que concretar todo lo relacionado con el transporte, el almacenamiento, la realización de pedidos, la gestión de existencias, el embalaje y entrega del producto…

Comunicación

 

La estrategia de comunicación se basa en definir el presupuesto, seleccionar los medios que usa el segmento para comprar el producto y hacer una selección de mensajes, que salen de la diferenciación, de lo que hacemos mejor que los demás, para dar a conocer el producto o servicio. 

Además, a las variables del modelo tradicional de comunicación offline (venta personal, publicidad, relaciones públicas, promoción de ventas y marketing directo) se le suma el modelo POEM que habla de medios pagados, medios propios y medios ganados. 

Hoy en día estamos sometidos a innumerables estímulos a través de multitud de vías, así que el producto puede pasar desapercibido si no lo movemos correctamente. Es fundamental para desarrollar el Plan de Marketing Digital definir cada una de estas variables en tu empresa para encontrar estrategias que nos ayuden a mejorar y crecer.

Si te has quedado con ganas de saber más sobre la estrategia de Marketing Mix o tienes alguna duda, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de LinkedIn

 

Graduada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y actual estudiante del Máster de Marketing Digital en la Universidad de Santiago de Compostela.

Si te has quedado con ganas de saber más sobre el tema o tienes alguna duda, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de mi LinkedIn.

Patricia Seijas Castro