Primeros pasos en el mundo del marketing digital

Como cada septiembre, mes asociado a la vuelta al cole, empieza un nuevo curso.

Para todos nosotros, esta es una vuelta especial y diferente. Decidimos poner nuestro futuro en manos de lo digital, un entorno cambiante cada segundo lleno de cosas nuevas por aprender todos los días. Pero no solo “digital”, precisando más: marketing digital y gestión comercial, disciplina mucho más fascinante, si cabe.
Después de un mes lleno de preguntas, llega el día 28 de septiembre y comienza el nuevo proyecto.

Alumnado del Máster de Marketing Digital y Gestión Comercial de la edición 2017/2018

 

 

¿Qué es el marketing digital?

A pesar de que en Google te salen 1.610 millones de resultados, la respuesta que se da en este post tiene su origen en José A. Varela, catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela.
En 1985, se consideraba el marketing un proceso de planificar y ejecutar la concepción del producto, precio, promoción y distribución de ideas, bienes y servicios para crear intercambios que satisfagan tanto los objetivos individuales como los de las organizaciones.
A día de hoy, el concepto de marketing ha evolucionado. Se considera una actividad o conjunto de instituciones y procesos para crear, comunicar, distribuir e intercambiar ofertas que tienen valor para los consumidores, los clientes, los socios y la sociedad en general.
Está ligado a la orientación al mercado, es decir, los comportamientos y la cultura de marketing se realizan en el marco de la misión de la empresa y se vinculan al intercambio de valores, generalmente productos/servicios por dinero. Cabe destacar que adquieren mayor importancia cuando existe competencia intensa entre empresas u organizaciones rivales.
La cultura marca el objetivo de la empresa: la satisfacción de los consumidores, referentes para la toma de decisiones.

Ejemplo: la cultura de marketing de Apple

– Acceder únicamente a aquellos mercados en los que podamos ser los mejores – debemos tener una diferenciación convincente.
– Enfocarse en pocos productos y modelos.
– Tener el coraje de innovar – no aferrarse a las ideas del pasado, incluso si han tenido éxito. Si nosotros no nos reinventamos, será otro quien lo haga.
– Adoptar una responsabilidad integral en cuanto a la experiencia de usuario.
– Anteponer el producto a los beneficios – buscar la perfección de los productos.
– No distribuir los recursos entre demasiados productos ya que ninguno de ellos será lo suficientemente bueno – céntrate en unos pocos.
– Detectar aquello que aún no ha ocurrido (por ejemplo, descubrir necesidades que no se habían detectado hasta el momento) y no ser un esclavo de los grupos de enfoque.

Otro aspecto del que hablar son los principios básicos del marketing. Estos son los siguientes:

– Saber escuchar para entender el mercado y las necesidades de los clientes, para
– Seleccionar mercados-meta o grupos de clientes con características específicas, para
– Hacerles ofertas de valor (superior) que las de los competidores, para
– Conseguir materializar intercambios y relaciones con un número suficiente de clientes rentables, como consecuencia de
– Proporcionar satisfacción a los consumidores.

En el nuevo panorama actual, con la era digital y la globalización, es primordial fortalecer las relaciones con los consumidores.

Para mantener la cartera de clientes actual así como para ampliar el volumen de los intercambios, las empresas se orientan al establecimiento y fortalecimientos de relaciones a largo plazo con sus clientes. Los elementos clave sobre los que se basan son la satisfacción, la confianza y el compromiso con los clientes.

En palabras de Anderson, Fornell and Lehmann (1994, p.63): “las empresas que actualmente alcanzan una alta satisfacción del cliente también gozan de retornos económicos superiores”.

Las actividades de marketing se basan en favorecer la realización de intercambios entre las empresas y los consumidores de modo que se generen ingresos suficientes para la continuidad de la organización. Estas actividades se engloban en el marco de las 4Ps: producto, precio, distribución, promoción; junto con la investigación de mercados. Una gestión activa de estas actividades permite a las empresas incrementar la probabilidad de alcanzar esos objetivos. Todo ello en el marco regulativo de la ley de defensa de los consumidores y usuarios, la ley de publicidad, la de competencia desleal y la de protección de datos.

El nacimiento del marketing digital no trae consigo la decadencia del marketing tradicional. No existe un solo tipo de marketing, es el mismo pero con nuevas herramientas que proporciona el entorno cambiante en el que convivimos.

Un plan de marketing digital nunca debe ir de forma aislada.

Marketing digital es:

– Nuevas herramientas.
– Viejos objetivos.
– Mejor retorno de la inversión.

Algunos datos de interés en la actualidad:

– La publicidad móvil funciona: 3 de cada 4 usuarios interaccionan con los anuncios por interés propio.
– La penetración de smartphones entre los jóvenes de entre 18 y 24 años es del 100%.
– Vídeo Marketing, de las acciones más eficaces de captación de clientes.
– El 47% de los usuarios accede al material audiovisual a través de Youtube.
– Uno de cada tres consumidores hizo una compra tras leer un contenido online patrocinado.
– Las marcas y empresas están gastando cada vez más dinero en publicidad en redes sociales.

Tendencias que se prevén para el 2018, por ranking:

1º Social Messaging.
2º Video (para el 2018 supondrá en 84% de todo el tráfico de internet).
3º Marketing con influencers.
4º Realidad aumentada y virtual.
5º Contenido de pago.

Para el año 2022, se estima que el 66% de la población mundial tendrá un móvil.

Recomendaciones:

Coto, M. A. (2008). El plan de marketing digital: Blanded Marketing como integración de acciones on y offline (No. HF5415. C67 2008.).
Chaffey, D., Ellis-Chadwick, F., Mayer, R., y Johnston, K. (2009). Internet marketing: strategy, implementation and practice. Pearson Education.

Autora: Ana Fernández

Graduada en Economía. Actualmente realizando el Plan de Marketing Digital de Galiwonders como Proyecto de Fin de Máster en la Universidad de Santiago de Compostela.